Noticias

Proyecto con Umami Vídeo para el restaurante Spoonik

Ruidos de la cocina: vajilla, agua que hierve, una sartén, cuchillos que pican verdura… Un sinfín de samplers con los que Umami Vídeo y Spoonik querían hacer música para una experiencia gastronómica del conocido restaurante barcelonés. Con todos esos sonidos hicimos una base de latin jazz añadiendo piano, trompeta y contrabajo en estudio. El proceso creativo y parte del resultado está en este vídeo del making of. ¡El espectáculo completo en Spoonik!

 

CRÉDITOS

Umami Vídeo: idea, producción y gestión del proyecto.

Marc Abad Vilella, sonorización.

magam: composición.

Ismael Dueñas: piano y dirección musical.

Curro Gálvez: contrabajo.

Ivó Oller: trompeta.

Lluís Molas: percusión y grabación.

 

Primer encuentro ViGiLIA – videojuegos de Girona

El pasado Junio estuvimos en el primer encuentro de 1ª ViGiLIA / Videojuegos Girona, liga Interdisciplinar de Autores, en la sede de la ERAM (escuela de tecnología adscrita a la Universidad de Girona). Pudimos presentar nuestra música y compartir e informarnos de los proyectos de los compañeros del sector.

Fue la primera reunión informal para conocernos todos los artistas, programadores y creadores de videojuegos de la provincia de Girona.

¡Gracias a la organización y nos vemos en la próxima!

Probando el nuevo Oval

¡Estrenamos instrumento! Hace un tiempo participamos en una campaña de Kickstarter contribuyendo al desarrollo del proyecto OvalSound; se trata de un handpan electrónico que funciona como controlador MIDI, con un banco de sonidos muy amplio y numerosas funciones. Nuevos sonidos, nueva inspiración y posibilidad de incoroporarlo a algunos directos.

¡Pronto los resultados!

 

 

Pintura: Arcadia Felix

Unos cuadros nos llaman la atención en una red social. Es una exposición de pinturas y dibujos que hablan sobre el mito de Arcadia, la tierra soñada e idealizada de los griegos. Lo que leemos sobre ella nos anima a visitar el Espai Mallorca (Barcelona) y la obra de Fèlix Pons para crear música.

Llegamos del viaje hasta Barcelona y, ¡sorpresa! el lugar está cerrado, sin ningún tipo de cartel que anuncie cambios en el horario habitual, que comprobamos varias veces con temor a habernos equivocado. Está abierto, pone. Miramos la persiana metálica, bajada del todo. También llamamos por teléfono: no hay respuesta.

¿Cómo se accede a esta tierra mítica?

Nos rendimos a lo evidente: “si no es hoy, es que no tenía que ser…”. ¿Pero qué sería del destino sin tiempo, de Ananké sin Khrónos? Reticentes a abandonar las inmediaciones de Arcadia, al cabo de un rato sucede el milagro.

La puerta entreabierta, una persona dentro:

-Hoy está cerrado, ayer hubo una fiesta y vengo a limpiar.

-Por favor, ¿podemos entrar? Sólo cinco minutos…

-Sí, claro, pero es que ayer… mirad cómo está todo.

Una buena jornada de Sant Jordi con su celebración y sus consecuencias, que nos esperaban allí: las mesas descolocadas, las sillas amontonadas, unos vasos en el suelo… pero, en medio del caos, allí estaba: Arcadia Felix. Los cuadros flotando por encima del mundo, perennes, intocables, arte en estado puro, surgiendo del desconcierto, de la vorágine, de la resaca.

Esos cuadros que representan la Isla inalcanzable, la niñez, la reflexión del adulto ante lo onírico, la inspiración, la fuerza creadora, los patrones que se han quedado grabados en una retina pura, los olores y las risas. Todo está ahí, independientemente de lo que haya pasado el día anterior y los efectos de la batalla campal entre Sant Jordi y el dragón. Gracias Ananké por dejarnos ver Arcadia en todo su esplendor: inmutable, perfecta, risueña y muy misteriosa. Gracias a Fèlix Pons por plasmarlo y a Espai Mallorca por crear el entorno perfecto.

Esta es su música:

Vega Montero

De la inspiración

¿De dónde viene la música, la creación, la inspiración? ¿Qué es lo que siente el músico componiendo? ¿Cómo se hace la música? Aquí tenemos una pequeña reflexión sobre este gran misterio.

Desde el silencio -al piano- el ruido de la mente desaparece.

Los dedos juegan con las teclas y los sonidos, como si de piezas de un puzzle se trataran,

melodías y acordes van encajando

desde el corazón…

Sí, desde el corazón,

es él el guía,

es él el que se inspira.

Marta Vila Boy

Espectáculo infantil

El pasado Enero estuvimos tocando en “Mirades”, en Sant Joan de Mollet, presentando nuestro espectáculo “Naturaleza y colores”. ¡Encantadas con el trato recibido y la respuesta de los niños y niñas!

El grupo tenía edades comprendidas entre los 2 y los 7 años, y después del audiovisual pudieron tocar y experimentar con los instrumentos que llevábamos. ¿Cómo funciona un sampler? ¿Cómo suena el color verde? ¿Puede hacer música un ordenador? ¿El sonido de las olas puede ser parte de una pieza musical?

Acercar las nuevas tecnologías así como los instrumentos tradicionales a los niños es lo que nos ha llevado a imaginar el primero de estos espacios para que ellos también puedan descubrir diferentes sonidos, imaginar paisajes y poner melodía a los elementos de la naturaleza.

En magam nos parece fundamental que todos los niños y niñas tengan acceso a la música en cualquiera de sus variantes, y poder crear un lugar donde ellos se sientan partícipes de lo que pasa; que se sientan capaces de crear sin límite, que puedan hacer música con cualquier elemento que tengan cerca y que vean que todo lo que se imaginen puede llevarse a cabo. Es darles estas premisas para que crezcan en autoconfianza, que experimenten y sean creativos, que bailen, se muevan, toquen botones, reaccionen a lo que ven y escuchan, porque al fin y al cabo todo es sonido, todo es música.

Colaboración con Lucía Montero, videoartista

Hace unos meses la videoartista Lucía Montero eligió uno de nuestros temas para crear un vídeo. Hubo varias sorpresas en el proceso: eligió una obra sinfónica -por alguna razón pensábamos que se decantaría por otro tipo de estilo- y entre todas la escogida fue Aniel’s theme. Una música que para nosotras tiene un significado muy profundo, ya que la compusimos a partir de tres notas que, mientras estaba Marta componiendo, nuestro hijo cantó mientras jugaba. Estas tres notas se convirtieron primero en una improvisación al piano y tiempo más tarde en una pieza sinfónica.

¿Qué podíamos esperar de las imágenes para una música que habla de algo tan específico y tan importante para nosotras? Confiábamos absolutamente en la artista, pero el resultado al principio nos impactó. Hacer cine, se titula el vídeo. Primer visionado, segundo… Es videoarte, no un videoclip que se hace para ayudar a la música. Aquí imágenes y música van de la mano, juegan para llevarte a sitios que la una sin la otra no hubieran llegado… Hacer cine, la energía de muchas personas para crear. Energía, motivación, pero por encima de todo amor. Amor por lo que haces, amor hacia la creación, amor en expansión y en cualquiera de sus formas. Eso es Aniel’s theme, y eso es Hacer cine.

Pasen y vean:

La paradoja del proceso creativo

Hace más de un año, cuando empezábamos a componer con magam, surgían ideas, pero también dudas, cuestiones que quedaban en el aire, diferentes opiniones sobre las cosas… en definitiva: la paradoja del proceso del creador, que recuperamos de nuestro antiguo blog porque (por suerte) todavía sigue vigente.

 

Cuando imaginas un tema, una música, comienzas a tocar unos acordes… “¡ya está, ya lo tengo! -iré por aquí, por allá…”. Como en la vida, una hace sus planes, tiene unas expectativas, un plan aparentemente perfecto para que esas semillas que has plantado crezcan como tú quieres.

Ahí es cuando te atascas; pueden pasar días, semanas, ¡meses! sin que vuelvas a acercarte a esa música… simplemente, te quedas en blanco.

En blanco, tal cual. No te sale, o lo que te sale no te gusta, que para el caso es lo mismo. “Es que yo quiero una rosa roja. Punto”. Pues no funciona.

Ni funcionará si sigues acercándote a la música desde el mismo punto, porque componer no se hace desde ahí (o al menos desde donde componemos nosotras), sino desde otro sitio que no manejas, que no controlas y que, aparentemente, no te gusta (porque no es igual que tu plan). Es una lucha constante con una parte del “yo” que se empeña en querer dominar, ser reconocida, tener éxito… Ve despidiéndote, así no te va a salir nada.

Después de algo más de un año componiendo (algo menos compartiéndolo) este rifirrafe sigue igual, cada vez son los mismos personajes que dialogan -o se gritan, como en las “tertulias” de la tele. Haz esto, haz lo otro, prueba algo diferente…

-Espera: ¿algo diferente? Pero YO no lo había pensado así…

-¿Y qué más da? Lo puedes probar igual, ¿no?

-Pero no me gusta…

-¿Lo has escuchado?

-…no…

Ahora hay dos opciones (siempre las ha habido, pero sólo te das cuenta en este momento, después de semanas de obcecarte en lo mismo):

  1. Seguir como hasta aquí, que nos lleva a más semanas de secano.
  2. Abrirte a que las cosas pueden ser de otra manera que ni siquiera te habías planteado.

-Ah… pero eso quiere decir…

-¡Exacto! ¡Que eligiendo la segunda opción las posibilidades se multiplican hasta el infinito!

-Pero…

-¿Qué importa que no sea como tú quieres?

RENDICIÓN. Ahí está la clave.

En cualquier caso y pase lo que pase, lo más paradójico es que, aunque sea TU proceso creativo, LA MÚSICA NO ES TUYA, sino que fluye a través de ti. No somos autoras, somos un cable que une. Aceptando, dejando fluir las ideas, disfrutando del hecho de que la semilla no era de rosa roja, sino de un geranio precioso que ahora te acompaña cada día desde el balcón.

Vega Montero

Artes plásticas y música: escultura

Intuir el proceso creativo de un artista al ver su obra, imaginarnos cómo las piezas van encajando, lo que vemos y no vemos de ese creador… es lo que nos llenó la cabeza de ideas al acudir a la inauguración de la exposición “Epigénesis” de Guillermo Basagoiti Brown el 4 de Febrero en Espai Tònic, (Baix Empordà).

El tratamiento que le da a la madera, el color, la forma, lo que dicen y expresan las esculturas… Todo eso es en lo que nos pusimos a trabajar al día siguiente de nuestra visita a la galería, iniciando a la vez nuestro propio proceso de creación, agradecidas por la inspiración de otros artistas de diferentes campos, viendo cómo se entrelazan los caminos y las disciplinas; las notas, el espacio, el silencio… y el sonido de la madera cuando cruje y hace música.